Microscopio de campo claro

El microscopio de campo claro es uno de los tipos de microscopio que más se utiliza debido a su sencillez. Su principal cualidad es que caracteriza por utilizar un sistema de iluminación simple. En otras palabras, utiliza una iluminación que no es alterada mediante elementos especiales como pueden ser polarizadores o filtros. A continuación te lo explicamos todo sobre este tipo de microscopios, y te mostramos unos modelos recomendables que incorporan esta opción de campo claro.

Modelos interesantes de microscopio de campo claro

La iluminación en un microscopio de campo claro

En un microscopio de campo claro, la luz se emite desde la fuente de iluminación hasta la muestra. Ésta luz puede incidir sobre la muestra de dos formas distintas. La primera modalidad es atravesando la muestra y la segunda es siendo reflejada por la muestra. Finalmente este haz de luz llega al objetivo sin modificar.

De este modo toda la muestra es iluminada simultáneamente, de forma se encuentre iluminado el espécimen que se pretende observar y sus alrededores, así como el fondo. Es la forma más sencilla de iluminar una muestra.

Componentes del microscopio de campo claro

Fundamentalmente este tipo de microscopios consta de dos partes principales que serían: el sistema de iluminación y el sistema de lentes. El sistema de iluminación suele producirse mediante una lámpara halógena e incorpora elementos como el condensador o el diafragma. El conjunto de lentes está formado esencialmente por los objetivos y los oculares.

Aplicaciones de la microscopía de campo claro

Debido a la forma concreta en la que funciona este tipo de microscopio, éste suele utilizarse para observar muestras biológicas que son susceptibles de tinción. La tinción es el procedimiento de impregnar con tinte o pigmento la muestra para facilitar su visualización. Esto se debe a que la tinción añade cierto contraste a la muestra que permite observarla de forma más clara.

Sin embargo el sistema de campo claro no es útil en el caso de que quieran observarse muestras que no se puedan teñir, como suele ser el caso de células vivas o determinados tipos de tejidos. Es por esto que en este tipo de casos, no se debería escoger esta técnica.

Otros artículos sobre microscopios que te pueden interesar:

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables